Psique

Psique: llamado a artículos V10N1-2020 (enero-junio), hasta 31-marzo-2020

La adopción de un(a) niño(a) como proceso socio-psicológico

Por Dra. Miriam Pardo-Fariña (Universidad Andrés Bello, Chile) y PhD. Alejandra Ojeda-Sampson (Universidad Latina de México, México)

La adopción en menores por parte de personas con las que no guarda relación biológica no es un fenómeno nuevo. Ha existido en todos los tiempos históricos, viéndose este fenómeno, incluso, en animales. Pero si bien no se trata de una novedad, sin duda en las últimas décadas ha adquirido una magnitud y visibilidad inusitadas. No obstante, la adopción de un(a) niño(a) como opción para conformar una familia, no fue ni ha sido un fenómeno sencillo ni natural, tanto para la pareja que decide hacerlo como para el menor que vive el proceso, sobre todo si ya posee edad para percatarse de eso.  En este sentido, ambos, la pareja y el menor, las más de las veces se enfrentan a un largo, penoso y difícil camino para el logro de la adopción y la conformación de esa esperada familia. Ello se debe, entre muchas cosas, a las concepciones sociales que posee la sociedad en torno a los hijos biológicos y a los no biológicos, llevando a conflictos de diversos tipos, entre ellos los psicológicos.

Algunas de esas concepciones sostienen que el menor ‘heredará’ los problemas psicológicos de los progenitores o conflictos que se hayan vivido en la familia de origen; otras más sostienen que el rechazo por su grupo humano será inevitable y, por lo tanto, causa de conflictos al interior y exterior de la familia. Una serie de concepciones que dificultan la decisión primero y el proceso de la adopción después. Aunado a esto, también se observa que la adopción se ha extendido a situaciones que en otros momentos históricos no era frecuente observar, como es el caso de la adopción nacional y la internacional; en situaciones de monoparentalidad y de homoparentalidad. Casos que, si bien ingresan en el rubro del derecho de los individuos para la conformación de una familia, también abren el abanico de las reflexiones y discusiones en torno a los cambios y transformaciones que viven los diferentes actores de este proceso.

En ese contexto surgen una amplia gama de cuestionamientos y reflexiones. Algunos de estos pueden ser: ¿Las historias de vida de los niños(as) y los adoptantes serán decisivas para la nueva familia que se desea conformar? ¿Se podrán construir historias alternativas en la nueva familia?; ¿El desarrollo infantil se podrá lograr adecuadamente a pesar de los conflictos vividos de origen?; ¿La homoparentalidad es determinante en la construcción de la figura de género para el(la) niño(a)?; ¿Se puede formar una familia monoparental sin detrimento de la salud mental del menor?; ¿Cómo viven el sujeto o sujetos adoptantes el proceso de adopción?; ¿Qué sucede con el(la) niño(a) que se encuentra en una larga lista de espera? Estos son sólo algunos de los que se plantean cuando muy probablemente existan muchos más, todos necesarios para la construcción de conocimiento que permita la armonía de los individuos implicantes y sobre todo de los(as) niños(as) que necesitan de una vida plena y enriquecida.