Lógyca

Lógyca: llamado a artículos V10N2-2020 (julio-diciembre), hasta 28-septiembre-2020

Bicicletas y pseudo-ambientalismo

Por PhD. Nicola Caon (Instituto de Astrofísica de Canarias, España) y Dra. Mawency Vergel-Ortega (Universidad Francisco de Paula Santander-Cúcuta, Colombia)

Hace un par de años, me encontraba en el más grande centro comercial de una capital suramericana. Por mera casualidad coincidí con un evento que celebraba un importante avance en el uso de fuentes de energías renovables para abastecer de electricidad ese centro comercial. La actividad más llamativa fue la instalación de varias bicicletas estáticas, conectadas a generadores de corriente, donde pedaleaban varios personajes supuestamente famosos (aunque para mi totalmente desconocidos), así encendiendo varios faros y bombillas. Probablemente los organizadores querían dar la impresión que la generación de electricidad de esa manera fuera algo muy ecológico y respetuoso del medio ambiente. Sin embargo, eso es falso.

Debemos considerar que una persona normal puede, tal vez, producir una potencia de unos 100 W. Supongamos que haya 100 personas pedaleando durante una hora, lo que equivale a una producción total de 10 kWh. La misma cantidad de energía la producen aproximadamente 5 o 6 litros de gasolina en un generador. Poner 100 personas a pedalear para ahorrar unos 10 euros (lo que más o menos costaria esa cantidad de gasolina) no parece realmente una idea muy acertada. Por no hablar de que estos ciclistas, una vez terminado su esfuerzo, necesitarán tomar un refresco, hacerse una ducha, echar la ropa en la lavadora, etc. así anulando cualquier ganancia "ecológica" derivada de su actividad.

Todas estas consideraciones sirven para remarcar que los temas relativos a la ecología, protección del medioambiente, energías renovables, etc., por su importancia y complejidad, deben ser abordados con estudios detallados, exhaustivos y rigurosos, por investigadores competentes en ellos. Proponer ejemplos sí tan llamativos y atractivos para el público, como el que acabo de describir, pueden en realidad transmitir un mensaje "facilón", en el caso mejor, o totalmente equivocado.

Por lo tanto, me gustaría proponer estas simples preguntas como punto de partida para desarrollar la discusión

  • Simplificar mucho los temas de ahorros energéticos, proponiendo ejemplos discutibles ¿Sirve para la causa ambientalista o pueden hacerle daño?
  • ¿Cómo se puede llevar a cabo una discusión seria y rigurosa sobre estos temas, pero comprensible para un público inexperto?
  • ¿Cómo podemos llevar a cabo un desarrollo sostenible que respete el medioambiente, pero sin comprometer nuestro estilo de vida, demandando muchos sacrificios?